UNIVERSIA EN ...
CONTENIDO EN RED

Viernes :: 22 / 08 / 2014

Además BLOGS | CURSOS | ENCUESTAS | FOROS MAPA DEL SITIO

Universidades

Logo de Instituto Tecnológico de Tlajomulco Jalisco

Instituto Tecnológico de Tlajomulco Jalisco

El hoy Instituto Tecnológico de Tlajomulco, Jalisco, (originalmente Instituto Tecnológico Agropecuario No. 26, más conocido como ITa. 26), fue fundado el 4 de octubre de 1982, a través de la participación de instancias de los tres niveles de gobierno y la sociedad civil:

- Supervisión de Educación Tecnológica Agropecuaria en el Estado de Jalisco.
- Dirección de Educación Terminal del Estado de Jalisco.
- Presidencia Municipal de Tlajomulco de Zúñiga, Jalisco.
- Comunidad Indígena de Tlajomulco de Zúñiga, Jalisco.
- Ejido de Tlajomulco de Zúñiga, Jalisco.
- Ejido San Miguel Cuyutlán.
- Gobierno del Estado de Jalisco.
- Secretaría de la Reforma Agraria.

Estas instancias establecieron una serie de compromisos, con el propósito de consolidar el proyecto académico del Instituto. Estos compromisos fueron:

- Construir la infraestructura académica y productiva del Instituto.
- Ofrecer carreras que demanda el sector productivo agropecuario y promover el desarrollo regional.
- Dar empleo a personas de los ejidos y comunidades de la región.
- Promover reuniones con ejidatarios y reunir la documentación correspondiente.
- Entregar un tractor
- Despedrar 200 ha de la comunidad indígena.
- Equipar un pozo profundo.
- Adquirir 4 ha para construir el Instituto.
- Ceder al Instituto los derechos de 100 ha cerriles.
- Ceder los derechos de 20 ha de cultivo y un pozo profundo.
- Ceder los derechos de 46 ha de varios lotes de uso cerril y de cultivo.

Muchos de los compromisos iniciales no fueron cumplidos y al final el Instituto sólo tiene 4 ha de terrenos construidos y 9 ha de terrenos agrícolas que, a la fecha, año 2007, están en litigio. En el caso de los terrenos, la causa principal del incumplimiento de los compromisos fueron los conflictos internos en los ejidos y la comunidad indígena. El pozo profundo se pudo construir y equipar en el año 2000.

Sin embargo, el Instituto Tecnológico de Tlajomulco, Jalisco durante su primer año de funcionamiento contaba con un edificio de laboratorios de Fisiología Vegetal, Bromatología, Física, Química de Suelos y Botánica; un edificio de cinco aulas, talleres y sanitarios.

En 1982, el Instituto inició ofreciendo tres carreras: 1). Ingeniero Agrónomo Especialista en Fitotecnia y Zootecnia y 2). Ingeniero Agrónomo con Especialidad en Administración Agropecuaria, todas con una duración de ocho semestres.


Después de iniciadas las actividades, en el año de 1982 se registró un descenso de la matrícula, situación similar a la del resto de las instituciones de educación agrícola del país. La Dirección General de Educación Tecnológica Agropecuaria (DGETA), basándose en la baja matrícula, tomó la decisión de cerrar el Instituto. Este hecho se presentó en el ciclo escolar 1986  1987. La relatoría de los sucesos se presenta a continuación.

En el mes de octubre del año de 1986, un representante de la DGETA se presentó al Plantel con la consigna de cerrarlo y reubicar al personal docente y de apoyo en los Centros de Bachillerato Tecnológico Agropecuario del estado de Jalisco u otros si así lo solicitaban. Esta situación motivó la unificación de la comunidad escolar para evitar el cierre; los alumnos montaron guardias permanentes para impedir la entrada de gente ajena al Instituto, mientras que el personal se presentó ante las autoridades civiles, educativas y sindicales para manifestar su inconformidad. Esto provocó que se realizara un análisis más profundo, con lo que se determinó evitar que la escuela fuera cerrada y reubicada en otro estado.

Se permitió la permanencia de la Institución a condición de que se incrementara la matrícula y se resolviera el problema de la tenencia de la parcela escolar.

Estos sucesos dejaron huellas profundas en la comunidad escolar y las comunidades del entorno. Por una parte se luchaba por tener más alumnos de la región y, por otra, la gente de la región sentía el temor de que la escuela fuese cerrada y sus hijos se quedaran sin terminar sus estudios. Esto permitió que se abriera el sistema de educación semiescolarizada, lo que resolvió el problema de la matrícula y el modelo sirvió de ejemplo para otros Institutos Tecnológicos Agropecuarios del país. Después de transcurridos 21 años, el tiempo ha puesto a cada cual en su lugar, y nuestra Institución está mejor que nunca y superándose día con día.

Sobre la problemática de los terrenos donados al Instituto, vale la pena rescatar el siguiente relato del Dr. Martín Carrillo, director del Instituto Tecnológico de Tlajomulco, Jalisco en 1983: Cuando el Instituto intentó delimitar sus propiedades a través de divisiones de mampostería, se presentaron los ejidatarios de Tlajomulco de Zúñiga, montados a caballo, amenazando a los jóvenes que llevaban a cabo la tarea. Los que iban a caballo lazaron los postes para sacarlos a cabeza de silla, mientras que los de a pie mantenían a raya a los estudiantes con machete en mano. De inmediato, alumnos comisionados para el trabajo me informaron lo que pasaba, dada la peligrosidad del acto, debido a que algunos ejidatarios portaban armas de fuego. Se procedió a avisar a la autoridad civil y agraria para luego presentarnos todos, alumnos y maestros en el lugar para solicitar cordura y explicación del hecho a los participantes involucrados. Algunos jóvenes quisieron vengar lo que creyeron era una afrenta, intentando bajar a los jinetes en forma violenta, ya que los alumnos del Instituto, cuyas edades fluctuaban entre los 20 y 28 años, eran jinetes consumados y conocedores de los caballos. Se calmaron los ánimos y procedimos a esperar la resolución de las autoridades correspondientes. Estas tierras se donaron al Instituto pero, por problemas internos del ejido, la fracción contraria tomó cartas en el asunto, tratando de invalidar el acta de donación efectuada por la administración anterior, contraria al grupo que en ese momento administraba el ejido. Hasta aquí lo dicho por el Dr. Martín Carrillo.

<< Volver a Ficha Completa

Publicidad



Publicidad